Con la educación hacia un buen norte

Sobre el extremo norte de la ciudad, en la calle Guglielmotti 730, se encuentra el Jardín Municipal No 30 “Amanda Bertarini de Gordobil” sitio de gran importancia para el barrio “Los Tilos”. Inaugurado el 1o de marzo de 1993, se trata de un espacio municipal que funcionaba como Sociedad de Fomento, convertido posteriormente en Jardín ante la pujanza y necesidad de este sector de la ciudad. Hoy en día, comparten algo más que el terreno: una identidad barrial.

Desde 2013, su directora es Verónica Navarro, quien dice: “La comunidad del barrio es muy próxima al Jardín, acá todos se conocen e incluso la plaza que está enfrente es un punto de encuentro de las familias. Debido a que compartimos espacio con la Sociedad de Fomento, también participan en sus actividades”. Y agregó: “Permanentemente los padres se interesan en la renovación edilicia, aportando pintura y diversos materiales en virtud de mejorar las condiciones. Incluso ofrecieron realizar Jornadas de Trabajo para remozar el establecimiento”.Es tal el entusiasmo que una de las principales intenciones de la directora es la ampliación del mismo. Al respecto, Navarro declaró: “La demanda del Jardín ha ido creciendo considerable. Este año tuvimos treinta chicos en lista de espera. Por tal motivo, ya estamos en tratativas para poder conseguir el terreno contiguo.”

Al centro educativo asisten un total de 103 alumnos, divididos en dos turnos. Por la mañana, una sala de cinco y otra multi-edad de tres y cuatro, mientras que a la tarde se repite la misma organización. Casi en su totalidad provienen de Los Tilos, sumado a una pequeña parte del barrio Libertad. Respecto al lineamiento educativo, el proyecto de Cuidados individuales, grupales y medio ambiente, es el eje transversal. En el mismo, los alumnos visitan a un pediatra, realizan tareas de reciclado y hasta concurren a un veterinario con el fin de conocer sobre los distintos cuidados con los animales. “Los niños trasladan ese aprendizaje al aula”, resumió Navarro.

Además, se encuentran trabajando en otros proyectos como: la Biblioteca, donde los niños se llevan un cuento a la casa. Los Juegos Viajeros, por el que también se llevan juegos al hogar, registrando a cada familia; el de Educación Sexual Integrada, con talleres para padres y chicos, y otro denominado Taller para Padres, en el cual organizan materiales didácticos, preparando ornamentaciones y confeccionando disfraces. También participan del programa de Natación y abuelos narradores.

En virtud de la transición de los alumnos a la escuela primaria, sellaron un vínculo de articulación con la Escuela Provincial No 66, con una actividad denominada “Construyendo un puente”. La misma comienza en septiembre, consistiendo en visitas de los alumnos al establecimiento. 

Con todas estas novedades, el Jardín Municipal No 30 continúa su camino asumiendo mayores desafíos y con el fuerte compromiso de seguir creciendo tanto a nivel educativo como edilicio.