Educando en el Parque

Ubicado en pleno corazón de Parque Palermo, sobre la calle 196 entre 65 y 67, el Jardín Municipal No 26 es el epicentro educativo de las nuevas generaciones del barrio. Fundado el 13 de mayo de 1994, surgió como una necesidad de una comunidad en crecimiento, convirtiéndose en la única institución de ese sector de la ciudad. 

Desde hace diez años, su directora es Sonia Tavares, quien delineó el perfil del establecimiento: “Hace ya mucho tiempo que estoy en el Jardín que ya la siento como propio. La comunidad se acerca constantemente, pidiendo asesoramiento y apoyándose mucho en nosotros. Muchos docentes están desde el principio, lo que le brinda un gran sentido de identidad. Incluso, ya tenemos egresados que traen a sus hijos. Lo más lindo de todo esto es que nos vuelven a elegir”.

Respecto a los proyectos institucionales para el actual ciclo lectivo, se encuentran trabajando en la iniciativa de lenguajes expresivos, abordando diversas temáticas tales como la música, la literatura y el arte, con la participación de la artista marplatense Luciana Colacci, quien terminó de decorar un mural iniciado por los niños (ver foto). 

En segunda instancia, trabajan en torno a la Biblioteca, cuyo objetivo es acercar a las familias para que compartan con sus hijos el momento del cuento. Los chicos también se llevan libros a su casa. Al mismo tiempo, organizan la visita de los Abuelos Narradores. Siguiendo la línea del intercambio con el hogar, diseñan la Ludoteca Viajera, a través de juegos confeccionados por los docentes. Definiendo uno de sus propósitos, la directora señaló: “Considero que se pueden hacer los juegos sin necesidad de comprarlos”.

Con la misma óptica de aprovechamiento de recursos, organizan el programa de Huerta, supervisados por el INTA donde trabajan los almácigos. Al respecto, Tavares indicó: “Demostramos a la comunidad que se puede realizar una huerta sin necesidad de grandes proporciones de tierra”. En otro orden, la salud también ocupa espacio en los ejes educativos del establecimiento, con un proyecto que consiste en visitas de profesionales de distintas áreas, en permanente conexión con la Unidad Santiaria de Las Heras. Al igual que los demás jardines, cuentan el programa odontológico SONRISITAS, el oftalmológico de la Fundación Cánepa y el Acercar. Otro de las iniciativas son las Efémerides, por intermedio de los actos escolares, la de 

“Conozca nuestra ciudad”, para que los niños visiten distintos puntos de la ciudad, enfocándose actualmente con las plazas, comenzando por las del barrio. Pensando en el siguiente paso de los alumnos, organizan un proyecto de articulación con la Escuela Provincial No 77, con una serie de actividades de integración. Junto al mencionado centro educativo y a otras instituciones como la Sociedad de Fomento de Parque Palermo, el Hogar Mariotti y la ONG “Por amor a nuestros hijos”,forman parte de la Red barrial. 

Cabe mencionar que al Jardín concurre una matrícula de 100 alumnos, provenientes del barrio en su totalidad. Tanto a la mañana como a la tarde, asiste una sala de cinco y una multi-edad de tres y cuatro. 

Un panorama repleto de novedades para un establecimiento que guarda un fuerte vínculo con su comunidad. Ese el Jardín No 26, todo un símbolo para Parque Palermo.