3R: REDUCIR - REUTILIZAR - RECICLAR

 
La Gestión Integral de los Residuos involucra el manejo de los residuos desde su producción hasta su tratamiento y disposición final con el objetivo de adquirir hábitos más sustentables con el planeta.
 
La regla de las 3R (reducir, reutilizar, reciclar) fue presentada durante la Cumbre del G8 en junio de 2004 con el fin de construir una sociedad orientada hacia el reciclaje y fomentar hábitos como el consumo responsable.
 
>Reducir: Se refiere principalmente a consumir menos (preferir los productos que posean menor packaging; rellenar un envase de agua cada vez que se requiera en lugar de comprar una botellita cada vez; elegir envases familiares, etc) de forma más responsable pero también a disminuir nuestro gasto de agua y energía, ya que las fuentes actuales son altamente contaminantes.
 
>Reutilizar: Busca alargar la vida de cada producto. La mayoría de los bienes pueden tener más de una vida útil, ya sea reparándolos o utilizando la imaginación para darles otro uso.
 
>Reciclar: Rescatar un material que ya no sirve y convertirlo en un producto nuevo. Se reincorpora la materia prima al ciclo para fabricar nuevos productos sin necesidad de aumentar el gasto energético ni el volumen de residuos.
 
La separación en el hogar se complementa, entonces, con el reciclado y reutilización de productos,  el consumo responsable, y el compostaje de los desechos orgánicos. Estas prácticas redundan en numerosos beneficios:
 
Beneficios ambientales:
  • Se obtienen ciudades más saludables.
  • Se reduce el consumo de recursos naturales renovables y no renovables destinados a la producción industrial, como bosques, minerales, agua, petróleo y energía.
  • Se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global.
  • Permite que muchas empresas productoras compren materia prima procedente del ciclo de reciclaje para fabricar nuevos productos.
     
Beneficios Económicos:
  • Consumir envases retornables o rellenar envases familiares de un producto, por ejemplo, redunda en un beneficio económico para el consumidor.
  • Ahorra costos de energía, insumos y disposición final.
  • Reduce la cantidad de residuos enviados al relleno sanitario, aumentando su vida útil, lo que se traduce en menores costos para el Municipio.
Beneficios Sociales:
  • Mejora la cantidad y calidad de los materiales que llegan a los recuperadores de la vía pública y a quienes trabajan en las Plantas de Recuperación, clasificando y comercializando estos materiales generando así una fuente de ingreso.
  • Se fomenta el trabajo digno de los recuperadores al evitar que los residuos recuperables se contaminen con los residuos orgánicos “descomponibles”, como restos de comida.
  • Promueve la cultura del reciclado y el consumo responsable.