Saltar a contenido principal

 

Los accidentes por inhalación de monóxido de carbono se pueden evitar.

 

  • Hacé revisar una vez al año los artefactos de gas por un gasista matriculado, preferentemente cuando bajan las temperaturas.
     
  • Colocá rejillas de ventilación permanentes. Son obligatorias para todo artefacto de cámara abierta.
     
  • La llama del gas siempre tiene que ser azul. Si es amarilla, anaranjada o roja tu artefacto de gas está funcionando mal.
     
  • Chequeá siempre que los conductos de evacuación de gases no estén rotos o tengan obstrucciones.
     
  • Llamá siempre a un gasista matriculado para que revise los artefactos de gas y las ventilaciones de tu hogar.
     
  • Las hornallas y los hornos no son para calefaccionar. Eso es peligroso.
     
  • Si el medio para calefaccionar el hogar es una salamandra o un brasero, es necesario mantener una ventilación del ambiente que asegure el ingreso de aire limpio, no siendo recomendable dormir con los mencionados artefactos encendidos dentro de habitaciones cerradas.
     
  • Si tenés un detector de monóxido de carbono, activalo siempre.
     
  • Mantené las hornallas de la cocina limpias de líquidos y alimentos porque eso obstruye los quemadores y genera una mala combustión.
     
  • Aprovechá al máximo la capacidad calórica de los artefactos, no los tapés con cortinas ni muebles.
     
  • Los artefactos de gas instalados en baños o dormitorios sólo deben ser de tiro balanceado.
     
  • Dejá siempre una rendija abierta; es importante que haya circulación libre de aire desde el exterior.
     
  • Si vas a habitar una vivienda que ha permanecido cerrada por mucho tiempo, hacé revisar las instalaciones internas por un gasista matriculado.

 

Accedé al listado de los gasista matriculados que hay en la ciudad AQUÍ