Noticias - Obras Sanitarias

Lunes 22 de Julio de 2019 - 16:30 hs

Financiada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación

El Intendente recorrió la obra “Arroyo del Barco”:”Es una victoria sobre la suciedad y la contaminación”

Beneficiará a 180.000 vecinos de la zona sur. Ya se finalizó la primera etapa del desagüe pluvial que tiene de una extensión de más de 750 metros de conducto, 41 sumideros nuevos, una reja de contención y una barrera flotante.

El intendente Carlos Fernando Arroyo y el presidente de Obras Sanitarias S.E. (OSSE), Alejandro Pozzobón (OSSE), recorrieron los trabajos próximos a concluir del desagüe pluvial “Arroyo del Barco”. Arroyo dijo estar  “contentísimo porque esto significa el fin de un castigo permanente que tuvieron 14 barrios de Mar del Plata y alrededor de 180.000 vecinos cada vez que llovía con intensidad

 

Esta obra se desarrolló con el apoyo y financiamiento de la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, y brindará un beneficio directo sobre un universo poblacional de 180.000 vecinos de zona sur. A su vez, esta obra permitirá mejorar el escurrimiento pluvial, es decir, aporta mejor calidad de vida la comunidad, ayudando a terminar  con las anegaciones.   

 

            En este contexto, el Intendente manifestó que “Recuerdo las inundaciones de 1980, 1990, 1992, cuando prácticamente Lourdes, San Martín y el Puerto era lugares imposibles de transitar por la velocidad con la que el agua circulaba y por las inundaciones, y en donde miles de personas perdieron propiedades. Esta obra es una de las grandes de desagües que se han intentado en Argentina y, sobre todo, en Gral. Pueyrredon”.

 

Seguidamente, el jefe comunal remarcó que “se hizo con la gran participación de Obras Sanitarias, con su personal altamente capacitado y, también, de Pablo Bereciartúa, el secretario de Recursos Hídricos de Nación que prestó una colaboración invalorable para que esto se pudiera concretar. Esta es una obra que duró toda mi gestión, prácticamente cuatro años y me tocó intervenir en la última parte por el tema del desvío ya que la obra –inicialmente- había sido prevista para desagotar en la zona del Club Náutico y el Astillero Contessi, pero hice lo necesario para que la boca sea desviada para este lugar. Esto hubiera arruinado el espejo de agua del Club y del Astillero para siempre. Afortunadamente me escucharon, se hizo lo que yo pedía y se cambió el recorrido”.

 

“Con la barrera de contención, al océano no lanzamos. Esto es una victoria sobre la suciedad y la contaminación y que no se había logrado nunca en Mar del Plata. Esto fue un logro efectivo de Obras Sanitarias, una obra de ingeniería de altísimo nivel”, concluyó Arroyo.

 

FINALIZACIÓN DE LA PRIMERA ETAPA

 

 Durante la recorrida se verificó la fase de finalización de tareas de la primera etapa del desagüe pluvial que sabe de una extensión de más de 750 metros de conducto, 41 sumideros nuevos, una reja de contención, una barrera flotante y toda una labor de ingeniería  complementaria que ya posibilita el correcto escurrimiento de las aguas de lluvia  en más de una docena de barrios del sur de Mar del Plata.

 

Los trabajos inherentes a esta primera etapa del desagüe pluvial “Arroyo del Barco” respondieron a la Licitación Pública 02/15, con adjudicación el 22 de julio de 2015 y acta de inicio de obra 7 días después. Desde entonces se avanzó en la efectiva construcción de 750 metros de conducto abarcando la extensión que va desde la misma desembocadura – en el espejo de agua situado detrás de los silos del sector portuense-  hasta la cámara de empalme que se dispuso  en av. De los Trabajadores y Ayolas.

 

POZZOBÓN: “ESTAMOS MUY CONTENTOS Y CON MUCHA SATISFACCIÓN”

 

Por su parte, el presidente de Obras Sanitarias, manifestó que “hoy, cuatro años después de la adjudicación de la obra, podemos observar los resultados de la puesta en funcionamiento y parte de operatoria. Estamos en ajustes y pruebas del resultado de todo lo que generaron los ingenieros que estuvieron involucrados en el desarrollo de la obra. Estamos muy contentos y con mucha satisfacción”.

 

Quiero agradecer al personal de Obras Sanitarias que han trabajado durante estos cuatro años. Esta primera gran etapa resuelve el problema en un entorno inmediato y mitiga –en gran parte- el efecto de las grandes precipitaciones que está teniendo nuestra ciudad por los efectos del cambio climático”, agregó el titular de OSSE.

 

 

Con una ocupación promedio diaria de mano de obra del orden de los 40 operarios, distintas retroexcavadoras, retropalas y varios camiones para ir desplegando lo trazado en los planos, las tareas demandaron la ubicación - por tramos- de más de un centenar de tablestacas (suerte de chapones de hierro que se hincan en la tierra y que se ensamblan unos con otros a fin de aislar y contener la desembocadura) y desvíos en el tránsito vehicular para poder progresar, entre otras cuestiones, con el encofrado y armadura del tendido para el posterior hormigonado de tabique y losa. Esto es, pared y techo del conducto.

 

Esta etapa inicial posibilitará ahora  que  180 mil vecinos de zona sur no se vean golpeados por las  consecuencias de los cada vez más frecuentes episodios de fuertes lluvias en breve lapso de tiempo. Es que al efecto, en el marco de lo trazado por los técnicos de OSSE, se dispusieron también 41 nuevos sumideros para que   las aguas de lluvia en los barrios Villa Lourdes, Puerto, Las Avenidas, Peralta Ramos Oeste, El Progreso, El Martillo, Florencio Sánchez, Cerrito Sur, Cerrito y San Salvador, Juramento, Gral. San Martín, Termas Huinco, Colinas de Peralta Ramos y Punta Mogotes (contemplados en el marco del  “Plan Nacional del Agua” como medida directa de acomodamiento a los extremos climáticos) corran con mayor fluidez. Así el  caudal de  agua que llegue a la zona del puerto desaguará en este conducto,  con la característica  de que al ser más veloz su transporte no habrá inundaciones en los barrios indicados evitándose paralelamente –con la disposición de rejas de contención y barrera flotante creados- el traslado de residuos.

 

A propósito de estos sistemas, cabe informar que   la reja de contención que se ubicó en la desembocadura ya evidenció su utilidad  efectiva en el objetivo de ser  “muro” para la basura que pueda sortear al sistema en días de lluvia. Se encuentra en la “boca” de una cañería cuyas dimensiones alcanzan los 3.70 x 7.40 mts y cuya finalidad –en orden a las distintas etapas- pasa por canalizar toda el agua de lluvia que pueda correr por el sector que va  desde Peña hasta Mario Bravo y desde el mar hasta Antártida Argentina.

 

Respecto de la barrera flotante (responde al proyecto aprobado por la Dirección Provincial de Hidráulica y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, y se enmarca en el contexto global de la obra cuya finalidad tiende a mejorar la velocidad del escurrimiento de las aguas de lluvia), tiene una extensión de 140 metros y se confeccionó con una tela especial que la hace impermeable y resistente a los rayos UV, teniendo en cuenta que se encuentra expuesta en el medio marino.

 

Como bien se diera cuenta oportunamente, posee un núcleo de flotación y una cadena de lastre que la mantiene en su lugar  abarcando 30 cm sobre el nivel de superficie y 60 cm bajo agua, lo que sirve a la función de “pared”  para la que fue ideada. Esta constituida –en el mismo sector de desembocadura-  por siete tramos de 20 metros cada uno, lo que totaliza los 140 metros de longitud total. Se ideó para fortalecer el engranaje que Obras Sanitarias trazó en el lugar con los 41 sumideros en sectores aledaños y la mencionada  reja de retención, pensando siempre en el cuidado de lo que es el espejo de agua de esa parte del puerto local.

 

 

Vale recordar por último que esta, la primera etapa del desagüe pluvial “Arroyo del Barco”, fue posible merced a la comunión en el trabajo que hicieron  la Dirección Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas, Consorcio Portuario, Ministerio de Agroindustria y Obras Sanitarias. 



 

Financiada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación

El Intendente recorrió la obra “Arroyo del Barco”:”Es  una victoria sobre la suciedad y la contaminación”

Beneficiará a 180.000 vecinos de la zona sur. Ya se finalizó la primera etapa del desagüe pluvial que tiene de una extensión de más de 750 metros de conducto, 41 sumideros nuevos, una reja de contención y una barrera flotante.

 

El intendente Carlos Fernando Arroyo y el presidente de Obras Sanitarias S.E. (OSSE), Alejandro Pozzobón (OSSE), recorrieron los trabajos próximos a concluir del desagüe pluvial “Arroyo del Barco”. Arroyo dijo estar  “contentísimo porque esto significa el fin de un castigo permanente que tuvieron 14 barrios de Mar del Plata y alrededor de 180.000 vecinos cada vez que llovía con intensidad

 

Esta obra se desarrolló con el apoyo y financiamiento de la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, y brindará un beneficio directo sobre un universo poblacional de 180.000 vecinos de zona sur. A su vez, esta obra permitirá mejorar el escurrimiento pluvial, es decir, aporta mejor calidad de vida la comunidad, ayudando a terminar  con las anegaciones.   

 

            En este contexto, el Intendente manifestó que “Recuerdo las inundaciones de 1980, 1990, 1992, cuando prácticamente Lourdes, San Martín y el Puerto era lugares imposibles de transitar por la velocidad con la que el agua circulaba y por las inundaciones, y en donde miles de personas perdieron propiedades. Esta obra es una de las grandes de desagües que se han intentado en Argentina y, sobre todo, en Gral. Pueyrredon”.

 

Seguidamente, el jefe comunal remarcó que “se hizo con la gran participación de Obras Sanitarias, con su personal altamente capacitado y, también, de Pablo Bereciartúa, el secretario de Recursos Hídricos de Nación que prestó una colaboración invalorable para que esto se pudiera concretar. Esta es una obra que duró toda mi gestión, prácticamente cuatro años y me tocó intervenir en la última parte por el tema del desvío ya que la obra –inicialmente- había sido prevista para desagotar en la zona del Club Náutico y el Astillero Contessi, pero hice lo necesario para que la boca sea desviada para este lugar. Esto hubiera arruinado el espejo de agua del Club y del Astillero para siempre. Afortunadamente me escucharon, se hizo lo que yo pedía y se cambió el recorrido”.

 

“Con la barrera de contención, al océano no lanzamos. Esto es una victoria sobre la suciedad y la contaminación y que no se había logrado nunca en Mar del Plata. Esto fue un logro efectivo de Obras Sanitarias, una obra de ingeniería de altísimo nivel”, concluyó Arroyo.

 

FINALIZACIÓN DE LA PRIMERA ETAPA

 

 Durante la recorrida se verificó la fase de finalización de tareas de la primera etapa del desagüe pluvial que sabe de una extensión de más de 750 metros de conducto, 41 sumideros nuevos, una reja de contención, una barrera flotante y toda una labor de ingeniería  complementaria que ya posibilita el correcto escurrimiento de las aguas de lluvia  en más de una docena de barrios del sur de Mar del Plata.

 

Los trabajos inherentes a esta primera etapa del desagüe pluvial “Arroyo del Barco” respondieron a la Licitación Pública 02/15, con adjudicación el 22 de julio de 2015 y acta de inicio de obra 7 días después. Desde entonces se avanzó en la efectiva construcción de 750 metros de conducto abarcando la extensión que va desde la misma desembocadura – en el espejo de agua situado detrás de los silos del sector portuense-  hasta la cámara de empalme que se dispuso  en av. De los Trabajadores y Ayolas.

 

POZZOBÓN: “ESTAMOS MUY CONTENTOS Y CON MUCHA SATISFACCIÓN”

 

Por su parte, el presidente de Obras Sanitarias, manifestó que “hoy, cuatro años después de la adjudicación de la obra, podemos observar los resultados de la puesta en funcionamiento y parte de operatoria. Estamos en ajustes y pruebas del resultado de todo lo que generaron los ingenieros que estuvieron involucrados en el desarrollo de la obra. Estamos muy contentos y con mucha satisfacción”.

 

Quiero agradecer al personal de Obras Sanitarias que han trabajado durante estos cuatro años. Esta primera gran etapa resuelve el problema en un entorno inmediato y mitiga –en gran parte- el efecto de las grandes precipitaciones que está teniendo nuestra ciudad por los efectos del cambio climático”, agregó el titular de OSSE.

 

 

Con una ocupación promedio diaria de mano de obra del orden de los 40 operarios, distintas retroexcavadoras, retropalas y varios camiones para ir desplegando lo trazado en los planos, las tareas demandaron la ubicación - por tramos- de más de un centenar de tablestacas (suerte de chapones de hierro que se hincan en la tierra y que se ensamblan unos con otros a fin de aislar y contener la desembocadura) y desvíos en el tránsito vehicular para poder progresar, entre otras cuestiones, con el encofrado y armadura del tendido para el posterior hormigonado de tabique y losa. Esto es, pared y techo del conducto.

 

Esta etapa inicial posibilitará ahora  que  180 mil vecinos de zona sur no se vean golpeados por las  consecuencias de los cada vez más frecuentes episodios de fuertes lluvias en breve lapso de tiempo. Es que al efecto, en el marco de lo trazado por los técnicos de OSSE, se dispusieron también 41 nuevos sumideros para que   las aguas de lluvia en los barrios Villa Lourdes, Puerto, Las Avenidas, Peralta Ramos Oeste, El Progreso, El Martillo, Florencio Sánchez, Cerrito Sur, Cerrito y San Salvador, Juramento, Gral. San Martín, Termas Huinco, Colinas de Peralta Ramos y Punta Mogotes (contemplados en el marco del  “Plan Nacional del Agua” como medida directa de acomodamiento a los extremos climáticos) corran con mayor fluidez. Así el  caudal de  agua que llegue a la zona del puerto desaguará en este conducto,  con la característica  de que al ser más veloz su transporte no habrá inundaciones en los barrios indicados evitándose paralelamente –con la disposición de rejas de contención y barrera flotante creados- el traslado de residuos.

 

A propósito de estos sistemas, cabe informar que   la reja de contención que se ubicó en la desembocadura ya evidenció su utilidad  efectiva en el objetivo de ser  “muro” para la basura que pueda sortear al sistema en días de lluvia. Se encuentra en la “boca” de una cañería cuyas dimensiones alcanzan los 3.70 x 7.40 mts y cuya finalidad –en orden a las distintas etapas- pasa por canalizar toda el agua de lluvia que pueda correr por el sector que va  desde Peña hasta Mario Bravo y desde el mar hasta Antártida Argentina.

 

Respecto de la barrera flotante (responde al proyecto aprobado por la Dirección Provincial de Hidráulica y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, y se enmarca en el contexto global de la obra cuya finalidad tiende a mejorar la velocidad del escurrimiento de las aguas de lluvia), tiene una extensión de 140 metros y se confeccionó con una tela especial que la hace impermeable y resistente a los rayos UV, teniendo en cuenta que se encuentra expuesta en el medio marino.

 

Como bien se diera cuenta oportunamente, posee un núcleo de flotación y una cadena de lastre que la mantiene en su lugar  abarcando 30 cm sobre el nivel de superficie y 60 cm bajo agua, lo que sirve a la función de “pared”  para la que fue ideada. Esta constituida –en el mismo sector de desembocadura-  por siete tramos de 20 metros cada uno, lo que totaliza los 140 metros de longitud total. Se ideó para fortalecer el engranaje que Obras Sanitarias trazó en el lugar con los 41 sumideros en sectores aledaños y la mencionada  reja de retención, pensando siempre en el cuidado de lo que es el espejo de agua de esa parte del puerto local.

 

Vale recordar por último que esta, la primera etapa del desagüe pluvial “Arroyo del Barco”, fue posible merced a la comunión en el trabajo que hicieron  la Dirección Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas, Consorcio Portuario, Ministerio de Agroindustria y Obras Sanitarias. 

PRENSA

BUSCADOR NOTICIAS