Velódromo "Julio Polet"

 

Velódromo y cancha de hockey fueron los proyectos finales emprendidos para los XII Juegos Deportivos Panamericanos de 1995. El proyecto del complejo para la práctica del ciclismo y hockey se debió apoyar en los sitios preexistentes de estos deportes en el área elegida. La solución de una elipse englobante, cortada por un eje de circulación y servicios que a la vez aúna y separa a ambos deportes y a sus públicos, pareció una alternativa inmejorable por su economía y elegancia.

La obra se asienta en un predio que es un "pasaje" para la circulación peatonal entre dos avenidas importantes de la ciudad: Juan B. Justo y la Av. de los

Deportes. Se optó por un terraplén en forma de elipse, cuyo diámetro mayor es de 190 metros, y que encierra los dos escenarios.

Esta elipse está cruzada por un eje peatonal elevado tres metros, debajo del que se agrupan los servicios para ambas disciplinas. Junto a este eje peatonal también se agrupan las tribunas principales, configurándose un área construida en un eje del terreno, que coincide con la línea de cruce de las dos avenidas. La concentración de la construcción en este eje favorece la distribución y control del público que accede al velódromo y a la cancha de hockey desde este nivel, para luego dispersarse internamente. La calle elevada está abierta al público cuando no hay competencias deportivas, convirtiéndose en un puente peatonal urbano.

La pista del velódromo tiene una longitud de 250 metros y un área de precalentamiento. Cuenta con Boxes de guardado de bicicletas en un subnivel, con acceso directo al área de precalentamiento, así como a las dependencias de servicio ubicadas en el eje central del escenario. El material de la pista es de primer nivel, apto para las competencias al aire libre de mayor nivel por su resistencia y durabilidad. Las dependencias de apoyo incluyen: la sede de la Federación Regional de Ciclismo, vestuarios, salas de reuniones, sanitarios públicos y privados, talleres y depósitos. Su capacidad está prevista para recibir 2.000 espectadores en sendas tribunas en sus cuerdas longitudinales.

En los antecedentes se destacan los Juegos Deportivos Panamericanos 1995, múltiples campeonatos argentinos de ciclismo de pista y ruta, tanto juveniles como mayores; y la presencia de ciclistas internacionales en la despedida de Gabriel Curuchet, así como la recepción a Juan Curuchet tras obtener el oro olímpico en los Juegos de Beijing 2008.