Saltar a contenido principal

Preguntas frecuentes

a) ¿El agujero de la capa de ozono es la causa del cambio climático?

A pesar de que ambos problemas están relacionados con la atmósfera, el cambio climático no lo provoca el agujero de la capa de ozono. La causa del cambio climático es el efecto invernadero provocado por la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas) en las actividades humanas (energía eléctrica, calefacción, aire acondicionado, transporte, fabricación de envases, etc.)

 

b) ¿Por qué preocupa tanto el CO2 cuando existen otros gases (como el vapor de agua) con mayor poder de efecto invernadero?

Tanto el CO2 como el vapor de agua son componentes naturales de la atmósfera y es cierto que el vapor de agua tiene mayor poder de efecto invernadero. Sin embargo, la cantidad de vapor de agua en la atmósfera se debe a procesos naturales ajenos a la actividad humana y se mantiene más o menos constante en períodos de tiempo comparables en climatología.

Por el contrario, se observa que el dióxido de carbono toma valores cada vez mayores de concentración debido a la actividad humana y por tanto se le considera responsable del aumento de las temperaturas globales.

Recientemente algunos científicos están certificando un incremento del vapor de agua contenido en la atmósfera debido al aumento de las temperaturas, lo cual retroalimenta el proceso e incrementa el efecto invernadero global.

 

c) ¿Cómo contribuyen las actividades humanas a los cambios climáticos?

Las actividades humanas contribuyen al cambio climático provocando cambios en la atmósfera terrestre en cuanto a las cantidades de gases de efecto invernadero, aerosoles (partículas pequeñas) y la nubosidad. La mayor contribución conocida proviene de la combustión de combustibles fósiles, que libera el gas de dióxido de carbono a la atmósfera. Los gases de efecto invernadero y los aerosoles afectan al clima al alterar la radiación solar entrante y la radiación (térmica) infrarroja saliente, que forman parte del equilibrio energético de la Tierra. La variación de la abundancia de la atmósfera o las propiedades de estos gases y partículas, puede conducir a un calentamiento o enfriamiento del sistema climático.

Desde el comienzo de la era industrial (alrededor de 1750), el efecto general de las actividades humanas sobre el clima ha sido provocar el calentamiento. El impacto de los seres humanos en el clima durante esta era es muy superior a esto debido a cambios conocidos en los procesos naturales, tales como cambios solares y erupciones volcánicas.

Gases de efecto invernadero. Las actividades humanas traen como consecuencia la emisión de cuatro gases de efecto invernadero principales: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y los halocarbonos (grupo de gases que contienen flúor, cloro y bromo). Estos gases se acumulan en la atmósfera, provocando un incremento de sus concentraciones con el paso del tiempo. En la era industrial se han producido incrementos significativos de todos estos gases. Todos estos incrementos se atribuyen a las actividades humanas.

 

d) ¿Cuál es la diferencia entre el calentamiento global y el cambio climático?

El calentamiento global se refiere solo a la temperatura de la superficie de la Tierra, mientras que el cambio climático incluye el calentamiento y los "efectos secundarios" de este calentamiento—como son los glaciares que se derriten, tormentas de lluvia más severas o las sequías más frecuentes. Dicho de otra manera, el calentamiento global es un síntoma del mayor problema del cambio climático causado por los seres humanos.

Otra distinción entre el calentamiento global y el cambio climático es que cuando los científicos o líderes públicos hablan sobre el calentamiento global en estos días, casi siempre se refieren al calentamiento causado por los humanos—calentamiento debido al rápido aumento del dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero causado por personas que queman carbón, petróleo y gas.

El cambio climático, por otro lado, puede significar cambios naturales o causados por los humanos, como las edades de hielo. Además de quemar combustibles fósiles, los humanos pueden causar cambios climáticos al emitir contaminación de aerosol—las diminutas partículas que reflejan la luz solar y enfrían el clima—a la atmósfera, o al transformar el paisaje de la Tierra, por ejemplo, de bosques que almacenan carbono a tierras de cultivo.

Un cambio climático como ningún otro. El planeta ha experimentado el cambio climático antes: la temperatura promedio de la Tierra ha fluctuado a lo largo de la historia de 4.540 millones de años del planeta. La Tierra ha experimentado períodos largos de frío ("edades de hielo") y períodos cálidos ("interglaciales") en ciclos de cien mil años durante al menos el último millón de años.

Los episodios previos de calentamiento fueron provocados por pequeños incrementos en la cantidad de luz solar que llegaba a la superficie de la Tierra y luego amplificados por grandes emisiones de dióxido de carbono de los océanos a medida que se calentaban (como la efervescencia que escapa de una soda tibia).

El calentamiento global actual se debe principalmente al aumento de los gases que atrapan el calor que los humanos están agregando a la atmósfera al quemar combustibles fósiles. De hecho, en las últimas cinco décadas, los factores naturales (forzamiento solar y volcanes) en realidad habrían llevado a un ligero enfriamiento en la temperatura de la superficie de la Tierra.

La tasa de aumento del calentamiento global también es diferente al calentamiento pasado. El aumento actual de la temperatura promedio mundial parece estar ocurriendo mucho más rápido que en cualquier otro punto desde que la civilización y la agricultura modernas se desarrollaron en los últimos 11,000 años—y probablemente más rápido que cualquier período cálido interglacial en el último millón de años.

 

e) ¿Qué es la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático?

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Hoy en día, tiene una membresía casi universal. Los 197 países que han ratificado la Convención se denominan Partes en la Convención.

La CMNUCC es una "Convención de Río", una de las dos abiertas a la firma en la "Cumbre de la Tierra de Río" en 1992. Las otras dos convenciones que salieron de Río son el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica y la Convención de Lucha contra la Desertificación. Los tres están intrínsecamente vinculados. En este contexto se creó el Grupo de Enlace Mixto para impulsar la cooperación entre las tres Convenciones, con el objetivo último de desarrollar sinergias en sus actividades sobre cuestiones de interés mutuo. Ahora también incorpora la Convención de Ramsar sobre los Humedales.

 

f) ¿Qué son las medidas de Mitigación y de Adaptación al Cambio Climático?

En la lucha contra el cambio climático para prevenir los impactos que causa en los diferentes sistemas del planeta, se impulsan dos tipos de medidas: las de Mitigación y las de Adaptación.

Las medidas de mitigación son aquellas acciones que están encaminadas a reducir y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las medidas de adaptación se basan en reducir la vulnerabilidad ante los efectos derivados del cambio climático.

La adaptación se refiere a los ajustes en los sistemas ecológicos, sociales o económicos en respuesta a estímulos climáticos reales o previstos y sus efectos o impactos. Se refiere a cambios en los procesos, prácticas y estructuras para moderar los daños potenciales o para beneficiarse de las oportunidades asociadas con el cambio climático. En términos sencillos, los países y las comunidades necesitan desarrollar soluciones de adaptación e implementar acciones para responder a los impactos del cambio climático que ya están ocurriendo, así como prepararse para los impactos futuros.