Personas viviendo con VIH

  • ¿HIV, VIH o SIDA?

Lo recomendable es utilizar la expresión VIH y SIDA en lugar de referir exclusivamente a SIDA.

La sigla SIDA engloba una gama de condiciones que se da cuando el sistema inmunológico del organismo se ve gravemente dañado debido a la infección por el VIH.

Esto significa que la condición de persona viviendo con VIH no implica forzosamente que se tenga SIDA ni que la enfermedad se vaya a desarrollar.

Se desaconseja utilizar la frase Virus del SIDA porque es errónea. Lo que existe es el Virus de Inmunodeficiencia Humana, que puede causar el SIDA.

  • Personas viviendo con VIH

Se recomienda utilizar los términos persona que vive con el VIH o personas que viven con SIDA, según amerite.

Se desaconseja utilizar la palabra víctima, por cuanto implica una idea de sometimiento/ pasividad e incapacidad, por lo que contribuye a una visión discriminatoria, siendo necesario contribuir a que las personas que viven con VIH o SIDA sean consideradas como sujetos de derecho con total capacidad de llevar adelante su propia vida.

Recordemos que las personas que viven con VIH o SIDA hoy pueden mejorar su estado de salud gracias a los nuevos tratamientos y en este sentido poseen un rol activo frente a su posible estado de salud, que las aleja de la idea de víctimas”.

Asimismo se recomienda evitar la habitual referencia a portador/a del SIDA o del VIH o portadores/as sanos/as o asintomáticos/as por cuanto son expresiones estigmatizantes y ofensivas, al tiempo que son incorrectas -ya que el agente es el VIH y no el sujeto- y pueden generar erróneamente la percepción de que la persona puede protegerse eligiendo compañeros sexuales en función de sus referencias sociales o evitando aquellos que sabemos que tienen VIH o Sida.

  • Comunidades y colectivos

Se aconseja hablar de comunidades comprometidas o personas o colectivos en situación de vulnerabilidad por el VIH.

Se desaconseja, en cambio, sustantivizar calificativos como seropositiva, sidótico, sidoso o infectada, entre otros, por cuanto reducen al sujeto a un aspecto puntual vinculado con su estado de salud.

También se desaconseja aludir a grupo de riesgo, por cuanto instala la idea de pertenencia a un grupo con una cualidad que de por sí lo hace vulnerable, cuando en realidad el estar en riesgo se vincula a el ejercicio de determinados comportamientos o prácticas que se pueden evitar.

Además, puede dar lugar a una falsa impresión de seguridad a quienes no se identifican con el grupo de riesgo.

Es por ello que se recomienda hablar de comportamientos de riesgo y recordar que la transmisión del VIH está relacionada con acciones como prácticas sexuales no seguras o agujas compartidas.

  • No hay víctimas inocentes y víctimas culpables

Se desaconseja utilizar el término víctimas inocentes para diferenciar a niñas o niños que viven con VIH o SIDA o personas que han contraído la infección por transmisión hospitalaria del VIH (transmisión ligada a actos médicos) de otro tipo de personas que conviven con VIH-SIDA.

Esta diferenciación conlleva la idea errónea de que quienes contrajeron la infección por otras vías de transmisión son culpables de algo y por lo tanto propicia la discriminación.

  • Transmisión y no contagio

Es preferible utilizar los verbos transmitir, contraer o adquirir el VIH en lugar de contagiar, por cuanto la referencia a contagio refuerza la idea de peligrosidad y promueve el temor.

  • Consumo problemático de sustancias

Se recomienda utilizar la frase persona usuaria de sustancias o persona con consumo problemático de sustancias pero en ningún caso drogadicta/o, adicta/o, falopera/o, drogón/a

Al respecto cabe consignar que el uso de sustancias -ya sea por vía intravenosa o no-, es sólo una parte de la vida de las personas, por lo que los términos mencionados traducen una imagen estereotipada que es inexacta y estigmatizante.