La educación como evolución de un barrio

En la zona de El Colmenar, próximo a la localidad de Batán, se ubica el Jardín Municipal de Infantes No 21 “Ricardo Güiraldes” donde asisten diariamente casi un centenar de niños. Su directora definió las características principales del establecimiento: “Estamos en una zona rural que en los últimos años se urbanizó muchísimo. A partir del asfaltado y la llegada de la línea de colectivos 720, tuvimos un aumento considerable en la concurrencia. Se trata de una comunidad muy esforzada, que trabaja mayoritariamente en la industria pesquera, las quintas y el Parque Industrial. Es un Jardín muy respetado por las familias”.

La actual matrícula refleja este considerable aumento: 96 alumnos, divididos en ambos turnos con la novedad de la incorporación de una nueva sala multi-edad en 2014. Por la mañana, cuentan con una sala de cinco y la mencionada sala que reúne a niños de tres, cuatro y cinco, mientras que por la tarde asisten dos salas integradas de tres y cuatro. Los mismos provienen de las zonas de Batán, El Colmenar, Estación Chapadmalal y la circundante al Parque Industrial. Cabe destacar que cuentan con un Comedor Escolar. 

Para este ciclo lectivo, trazaron su línea educativa en dos grandes ejes: uno es el de la Identidad, tarea que se impuso el Jardín en pos de encauzar la interculturalidad de la comunidad del barrio, el otro es el Paseo Recreativo-Cultural, donde buscan ampliar los horizontes de conocimiento tales como visitas a museos, teatros, cines y hasta las playas. Para la realización de dichos viajes, organizan una Rifa Mensual, más allá del aporte de la Municipalidad. 

En otro orden, desarrollan una iniciativa de Arte con el fin de poner en práctica la expresión verbal y corporal, vinculándose directamente con la organización de actos escolares, logrando un carácter anual. Además desarrollan actividades de Literatura, donde contaron con múltiples donaciones junto a la presencia del Ministerio de Cultura. 

Sobre esta temática, la máxima autoridad comentó: “Los chicos dibujan y cuentan historias con sus respectivas efemérides. Posteriormente, realizan un compendio para armar un libro”. Por último, están desarrollando también el proyecto Discovery, para reforzar conocimientos en Ciencias Naturales. 

En virtud de la transición de los alumnos al nivel primario, cuentan con un proyecto de articulación con la Escuela No 7 de Batán y la No 51 de San Francisco. Pero si de futuro se trata, la ilusión de la Directora es la construcción de una Escuela Primaria en el terreno contiguo. “El crecimiento del barrio y las dificultades del transporte lo solicitan”, señaló.

Con el objetivo de poder lograr una mayor fluidez con los padres, realizan diversas reuniones cuyas temáticas varían de acuerdo a las problemáticas o inquietudes como: enfermedades de transmisión sexual, droga, alcoholismo hasta la violencia de género. 

Resumiendo la propuesta educativa del Jardín, la directora puntualizó: “Tratamos de lograr una mayor apertura a la comunidad, de encontrarles distintas motivaciones. Encontramos participación de los padres en los proyectos con alumnos, pero aún falta. Recién en 2013 habilitamos la Cooperadora, solidificándola permanente”. 

Nada mejor que motivar y lograr la participación de una comunidad que necesita una mayor inserción social. En esa tarea está el Jardín Municipal No 21: La educación.