La Educación al servicio de un barrio

Ubicado en Cerrito 1865, en el barrio de Cerrito Sur, se ubica el Jardín Municipal No 20 “Benito Lynch” que se encuentra próximo a cumplir nada más y nada menos que 22 años de vida.Su directora, Marcela Guma, resaltó el empeño que día a día ponen los docentes para poder realizar la fuerte misión de educar: “Estoy en el establecimiento desde 2001. En todos estos años, he notado un ascenso y un descenso sostenido de la matrícula. Nos cuesta mucho mantenerlo. Pero hay un gran sentido de pertenencia: tenemos una preceptora que está prácticamente desde el comienzo”.

Tal nivelación de la matrícula se refleja en el número actual: 98 alumnos acuden al Jardín en ambos turnos. Durante la mañana cuentan con una sala multi-edad de 3 y 4y otra de cinco años de edad, mientras que a la tarde asiste una sala de cuatro años y una más de cinco. Los niños provienen de los barrios Cerrito, El Griego, Nuevo Golf y San Salvador.

Dentro de las novedades para este 2014, se encuentran el proyecto de Italiano, para el cual “hay mucha expectativa general”, según la directora, y el de Comunicación, eje fundamental de la línea educativa del establecimiento. Abarca desde actividades corporales hasta escritas reuniendo a todas las salas a través de la radio, el diario y la posibilidad de un blog, el cual están pensando en diseñar. Al respecto, Guma indicó “esta iniciativa es muy abarcativa, ya que interaccionan plástica, lengua y ciencias sociales”. 

En otro orden, desarrollan el proyecto “APS” (Atención Primaria Saludable), el cual apunta a la prevención del lenguaje, tarea que realizan con un grupo de fonoaudiólogas y asistentes psicopedagogas del Centro de Salud No 2. El mismo consta de tres charlas-taller, donde se apunta a trabajar los límites. Además, los alumnos de la sala de 4 trabajan en un proyecto áulico con una serie de cuentos: bajo el nombre de “Crecimiento de Tomasito”, los alumnos utilizan la lectura para conocer desde el nacimiento del niño hasta el momento que ingresa al Jardín. Su objetivo primordial es el cuidado del cuerpo. También, estarán trabajando en un taller musical con abuelos y padres y diferentes tareas recreativas.No solo de proyectos educativos vive el establecimiento: gracias al programa “Argentina Trabaja” un grupo de gente perteneciente a una cooperativa de trabajo está pintando las distintas instalaciones del Jardín.  En virtud del traspaso de los alumnos al nivel primario, cuentan con un proyecto de articulación con Escuela Provincial No 42. Su temática es diferente, ya que, en lugar de las clásicas visitas, los niños van acompañados de los padres. A tal efecto, Guma declaró que: “los que deciden son los padres. Ellos charlan con la directora de la Escuela, se interiorizan en los proyectos y participan de la recorrida. Creo que es importantísimo este tema”. 

Su identidad en el barrio es muy importante: existe un fuerte vínculo con la Sociedad de Fomento y el Centro de Jubilados. “Tenemos una comunidad muy participativa”, señaló la titular .En el marco de esta participación activa de las familias se encuentra trabajando el Jardín No 20, un sitio donde el esfuerzo y la dedicación de su equipo se reflejan hasta en el más mínimo detalle. Sus alumnos, agradecidos.