Estimulando la educación

En pleno corazón del barrio San Carlos, sobre la intersección de las calles Ameghino y Carlos Pellegrini, se encuentra el Jardín Municipal No 17, donde día a día concurren alumnos a comenzar su formación inicial. Flavia Francesconi, Vice-directora de la institución definió el perfil de la misma: “Estoy desde hace tres años en el Jardín y noto una gran participación de las padres. Los niños tienen un gran porcentaje de asistencia, tienen inquietudes cada vez que los estimulamos. Estoy muy contenta porque acá se trabaja muy bien, nuestras docentes son muy creativas” Y agregó una característica particular: “Contamos con alto grado de recambio, debido a que muchas familias deben emigrar hacia otros horizontes laborales. Tenemos gente que trabaja en la Base Naval y el puerto, por citar algunos casos”.

Al establecimiento concurren un total de 206 alumnos, divididas en ocho salas que se distribuyen equitativamente en cada turno: a la mañana una sala de tres, otra de cuatro años de edad y dos para la edad de cinco, mientras que a la tarde se repite la misma estructura. Los niños provienen del barrio San Carlos, Punta Mogotes, parte del centro y de los mencionados Puerto y Base Naval. 

El 2014 es un año de novedades para el jardín, ya que se ha incorporado como directora Fabiana Ferrari y además, se han impulsado varios proyectos. Entre ellos se destaca el de Revalorización del saludo inicial a través de rondas y juegos tradicionales. Al respecto, la flamante titular destacó: “Notamos que los chicos no conocen los juegos tradicionales, por tal motivo, les brindamos un espacio para que se interioricen en estas temáticas y también canten las canciones que entonaban sus abuelos. Es importante que estos valores no se pierdan”.

Otra iniciativa para el centro educativo es la Biblioteca, donde ambas titulares coincidieron en la importancia que reviste tal herramienta en la formación de los chicos. Se han dedicado a reforzar el área no solo en el desarrollo del ciclo lectivo sino que también, en virtud de la articulación con las escuelas primarias Municipal No 12 y Provincial del mismo número, los educandos arman un cuento propio. El mismo es realizado por los alumnos de la sala de cinco y de primer grado. “Unos dibujan y otros redactan el texto. Al finalizar, armamos un video” señaló Francesconi. 

No puede pasar inadvertido el proyecto de estimulación al lenguaje, donde se incluyen charlas con fonoaudiólogas y se ven las diversas dificultades de los chicos.  También se encuentran trabajando en los proyectos de abuelos narradores, educación física, música y separación de residuos. Las salidas culturales  tienen su espacio: los chicos visitaron granjas, el Museo del Puerto, el Cuartel de Bomberos del mismo barrio, la banquina de pescadores, la Torre Tanque, la Casa del artista Bruzzone, una librería y como particularidad, peluquerías y panaderías. “Lo hacemos como unidades didácticas para que los chicos observen las herramientas que utilizan”, señaló Ferrari.

Con esta variedad de iniciativas, el Jardín Municipal No 17 inició un nuevo ciclo lectivo. Su misión de servir a la comunidad se mantendrá como siempre. Sin dudas, su  contribución se nota con creces.