Educando, pese a las adversidades

En el barrio Belisario Roldán, sobre la calle Alvarado 8056, se ubica el Jardín Municipal Nº 11, sitio de gran valor cultural y arraigo. Su directora, Marcela Mendoza, se emociona al recordar que “estoy desde hace más de veinte años en el establecimiento y voy paralelamente con su crecimiento. Más allá que día a día vemos realidades muy difíciles, considero que la clave está en respetar y entender a las familias sin apartarse de la función pedagógica”. Y fue contundente al agregar que: “si no creyera que se puede modificar la realidad, sinceramente no vendría”.

Con la clara misión de generar espacios para la creatividad, incentivando la autoestima e inteligencia, el centro educativo cuenta con ocho secciones, divididas en dos turnos de cuatro salas cada una. Por la mañana, se disponen dos salas de 5 años, una para la edad de 3 y otra para 4 años de edad, mientras que por la tarde, se mantiene la misma estructura que en el otro turno. Se trata de un total de 200 alumnos, provenientes de los barrios Belisario Roldán, Coronel Dorrego, Jorge Newbery, José Hernández, Los Tilos y Regional.

Dentro de las iniciativas educativas propias, se encuentra el proyecto de arte, vinculado con el lenguaje expresivo, actos y danzas folklóricas. El proyecto de biblioteca institucional y viajera, donde la lectura y la “libertad de elegir el libro” son ejes básicos de enseñanza para el establecimiento. “Es posible aprender a leer en el Jardín y consideramos al libro como posibilidad de acceso”, aseguró Mendoza. 

También están los proyectos de natación, educación física y música, comunes en todos los centros de nivel inicial. Otro espacio importante es el del trabajo comunitario para los padres, donde se los instruye en la vinculación, conocimiento y expresión. Además, se organizan salidas culturales para que los niños visiten puntos históricos de la ciudad. 

El concepto del cuidado del medio ambiente es uno de los ejes mas trabajados por los docentes, incluyendo la plantación de árboles en la entrada del Jardín. Al respecto, la directora señaló que: “para los niños y las familias el Jardín es como su casa. Se necesita una mejor educación ambiental”. 

Cabe destacar que el Jardín fue uno de los dieciséis beneficiados del proyecto solidario “Juntos por los Jardines”, en el cual las familias recibieron cajas con donaciones. En virtud de la inserción de los niños al nivel primario, el establecimiento cuenta con una articulación con la Escuela Primaria Nº 14 y el Instituto Juvenilia. “Hay que trascender” se sinceró la titular, respecto al vínculo con este centro educativo privado.

Tal trascendencia se relaciona con el derecho a la integración, que tratan de difundir y pregonar día a día quienes se encargan de llevar adelante al Jardín Nº 11. Sin dudas, ese es el camino más correcto para una sociedad más justa.