El progreso de la educación

Sobre la calle Luis Dellepiane 1630, en su intersección con Tripulantes del Fournier, se ubica el Jardín Municipal No 10 “Mariquita Sánchez de Thompson”, exponente educativo del barrio “El Progreso”. Desde este año, Gabriela Guerrero es la nueva directora. En un período de adaptación al establecimiento, declaró: “Estoy desde hace muy poco, pero observo que es una comunidad muy participativa. Los chicos son muy curiosos y las familias también los acompañan.” Y agregó: “Más allá que se mudan de barrio, ellos deciden traerlos acá. Es un Jardín que se traslada de generación en generación”

Su matrícula es de 200 niños, que se dividen en ocho salas en total. De las originales de tres, cuatro y cinco, hay tres que son multi-edad, dos de cuatro y cinco, y la restante de tres y cuatro años de edad. En su mayoría, provienen del barrio El Progreso y zona de influencia. En cuanto a los proyectos para este 2014, se encuentra el de Efemérides, que se enfoca en los actos escolares y consiste en una organización anual sobre cómo se llevarán a cabo estas celebraciones. Se busca la participación de los padres y que los alumnos demuestren todo lo aprendido. 

Otra de las iniciativas es la de los “Derechos del Niño”, donde todos los meses se trabaja en un derecho específico. Al respecto, Guerrero citó un ejemplo, "estuvimos desarrollando el Derecho a la Salud, explicando la importancia de la Educación Sexual. Su llegada a los niños fue muy buena”.

Próximamente, estarán comenzando con el taller de Teatro, donde programan participar a fin de año en la fiesta del Teatro Colón. Al igual que los demás establecimientos, se encuentran trabajando en los proyectos Abuelos Narradores, Biblioteca, Fundación Canepa, Natación y Sonrisitas. También, el equipo de orientación escolar organiza charlas y talleres sobre la crianza de los hijos, en virtud de la puesta de límites y la educación sexual. 

Con vistas al siguiente nivel educativo, el Jardín cuenta con un proyecto de articulación con la Escuela Primaria No 45. En este proceso de cambio, el Jardín Municipal No 10 comenzó un nuevo ciclo. Su vínculo con la comunidad está más fuerte que nunca.