Saltar a contenido principal

Argentina en el escenario internacional

La República Argentina ha asumido compromisos ante la comunidad internacional que se han ratificado con la firma del Acuerdo de París mediante la Ley 27.270 y su promulgación en septiembre de 2016. Dichos compromisos han entrado en vigencia en noviembre de ese año. Según se consigna desde la página web de la Secretaría de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación de la Nación, las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional son “las acciones que todos los países que forman parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) deben llevar a cabo para intensificar sus acciones contra el cambio climático”, ya sea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, llamadas acciones de mitigación, o para adaptarse a los impactos producidos por ese fenómeno o acciones de adaptación.

                                                                                                                                COP 21- Acuerdo de París

El 12 diciembre de 2015, en la COP21 de París, las Partes de la CMNUCC alcanzaron un acuerdo histórico para combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono. El Acuerdo de París se basa en la Convención y, por primera vez, hace que todos los países tengan una causa común para emprender esfuerzos ambiciosos para combatir el cambio climático y adaptarse a sus efectos, con un mayor apoyo para ayudar a los países en desarrollo a hacerlo. Como tal, traza un nuevo rumbo en el esfuerzo climático mundial.

El objetivo central del Acuerdo de París es reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados. Además, el acuerdo tiene por objeto aumentar la capacidad de los países para hacer frente a los efectos del cambio climático y lograr que las corrientes de financiación sean coherentes con un nivel bajo de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y una trayectoria resistente al clima. Para alcanzar estos ambiciosos objetivos, es preciso establecer un marco tecnológico nuevo y mejorar el fomento de la capacidad, con el fin de apoyar las medidas que adopten los países en desarrollo y los países más vulnerables, en consonancia con sus propios objetivos nacionales, y movilizar y proporcionar los recursos financieros necesarios. El Acuerdo también prevé un marco mejorado de transparencia para la acción y el apoyo.

El Acuerdo de París exige a todas las Partes que hagan todo lo que esté en su mano por medio de contribuciones determinadas a nivel nacional y que redoblen sus esfuerzos en los próximos años. (Fuente UNFCC)

 

El Inventario Nacional de GEI contabiliza los gases emitidos y absorbidos de la atmósfera durante un año calendario para el territorio argentino. Ello permite ver el estado de situación para poder mejorar el comportamiento según los sectores y planificar nuevos compromisos de mitigación en el escenario nacional e internacional y así poder contribuir para mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ºC,  incluso limitar ese aumento a 1,5 ºC con respecto a los niveles preindustriales.

Los estados nacionales planifican las medidas de mitigación o adaptación a llevar a cabo según el principio de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, es decir, no todos los países han contribuido y contribuyen de igual forma en la emisión de gases contaminantes ni poseen la misma responsabilidad en la generación del cambio climático. Bajo esta premisa, de acuerdo a las obligaciones asumidas con la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, los países deben presentar sus Comunicaciones Nacionales. Para ello, nuestro país debe elaborar, actualizar, publicar y facilitar a la Conferencia de las Partes, inventarios nacionales de las emisiones antropogénicas por las fuentes y de la absorción por los sumideros de todos los gases de efecto invernadero no controlados por el Protocolo de Montreal. Asimismo, en el marco de las Comunicaciones Nacionales, se han llevado a cabo distintos estudios sobre la vulnerabilidad al cambio climático en diferentes regiones del país y estudios sobre la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero en distintos sectores emisores. Estos datos constituyen una herramienta fundamental para poder generar mejores decisiones tanto en el ámbito público como en el privado.

                                               

 

Inventario de Gases de Efecto Invernadero

El Inventario Nacional de GEI contabiliza los gases emitidos y absorbidos de la atmósfera durante un año calendario para el territorio argentino. De acuerdo con el último inventario de Gases de Efecto Invernadero de la Argentina, el 53% de las emisiones del país están vinculadas al sector energético; el 37% a la agricultura, ganadería y silvicultura y otros usos de la tierra; el 6% a la industria y el 4% restante a los residuos, entre domiciliarios, aguas residuales industriales y domésticas.

 

Emisiones de GEI por sector

                                                                         

Para mayor información ingresá en  Inventario Nacional de Gases.