Saltar a contenido principal

Cambio Climático y Vida Cotidiana

Pequeñas acciones, grandes cambios

Son muchos los hábitos que podemos modificar para contribuir a mitigar el cambio climático y  cuidar nuestro planeta. ¡Te dejamos algunos consejos simples y fáciles de implementar en el ámbito hogareño que en muchos casos, hasta te ayudarán a ahorrar!

1. Reutilizá, reciclá y reusá. Minimizá la generación de residuos en el hogar, compostá la fracción orgánica y separá lo seco para que llegue a los recuperadores urbanos. Aquí podrás encontrar más información sobre la separación de residuos en nuestra ciudad. 

2. A la hora de comprar, optá por productos locales y de estación. Mientras menor sea su recorrido antes de llegar a tu mesa, menor es el impacto y la contaminación que genera su transporte.

3. Llevá tu propia bolsa de tela para reemplazar las bolsas de plástico. Se reducen significativamente la presencia de estos, que tardan alrededor de 150 años en biodegradarse.

4. Cuanto menos envase, mejor. El embalaje del producto es sólo un desperdicio. Elegí productos con poco envase o envases tipo repuesto.

5. Utilizá medios de transporte no contaminantes como la bicicleta, en especial para trayectos cortos (menos de 3 km) donde el automóvil contamina más debido a que el motor está frío y su combustión no es óptima.

6. Si podés, elegí trasladarte en transporte público y si usás el auto, coordiná para viajar con familiares o amigos.

7. Comprobá la presión de los neumáticos, ya que una mínima diferencia con lo correcto puede aumentar el consumo de combustible alrededor de un 5%.

8. Al poner el lavarropas o el lavavajillas, ajustá la capacidad al máximo y utilizá programas de baja temperatura. Vas a ahorrar energía y tu ropa, al lavarse con agua más fría, durará más tiempo.  Lavar la ropa con agua caliente gasta cinco veces la cantidad de energía, y produce cinco veces más emisiones.

9. Mientras te lavás los dientes, cerrá la canilla de agua.

10. Apagá los aparatos eléctricos y a gas que no estén siendo utilizados.

11. Desconectá los aparatos -TV, microondas, equipos de audio, DVD y PCs- que estén en stand by- , pues siguen consumiendo energía y no producen ningún beneficio.

12. A la hora de comprar un electrodoméstico, optá por los de mayor eficiencia energética (Clasificación A). Las Etiquetas de Eficiencia Energética que están pegadas sobre los artefactos para conocer su consumo energético y otras características de cuidado importantes.

13. Regulá el termostato de la heladera para mantener la temperatura interior entre 2º C y 4º C.

14. Instalá la heladera o el freezer lejos de fuentes de calor: hornos, termotanques o lugares donde la luz solar incida directamente sobre ellos. Dejá un espacio entre el equipo y la pared para permitir la circulación de aire y facilitar su ventilación.

15. Evitá que la puerta de la heladera o freezer permanezca abierta durante mucho tiempo y verificá que las puertas cierren herméticamente.

16. Descongelá la heladera o el freezer periódicamente, de acuerdo con las indicaciones del fabricante, y antes de que la capa de hielo alcance 3mm de espesor. Así se puede ahorrar hasta el 30% de energía.

17. Apagá las luces de los ambientes si no estás en ellos.

18. Reemplazá los focos de luz por lámparas de bajo consumo. Consumen  75% menos de energía y duran 6 veces más.

19. Instalá un sistema de control de consumo como detectores de movimiento y presencia, células fotosensibles y temporizadores. De esta manera, evitarás que éstas permanezcan encendidas innecesariamente.

20. Aprovechá la iluminación natural para disminuir el consumo de energía eléctrica.

21. Apagá la computadora y la pantalla cuando no la estés usando; los protectores de pantalla no ahorran energía.

22. Programá la pantalla de tu computadora para que se apague cuando no se utilice. Hacelo desde el Panel de Control con las opciones de protección de pantalla.

23. Reciclá y reutilizá el papel. Reutilizá las caras blancas de los documentos impresos y fotocopiá e imprimí a doble cara.

24. Si vas a comprar una nueva computadora, que la eficiencia en el uso de la energía sea la prioridad. Busca las etiquetas de “Energy Star” en los productos que compres.

25. Reducí el brillo de tu monitor: el modo más brillante consume el doble de energía que el modo con menos brillo.

26. Elegí los equipos de acondicionadores de aire más eficientes! Optá por artefactos que incluyan la etiqueta de eficiencia energética, preferentemente la opción A.

27. Mantené limpios los filtros del equipo de aire acondicionado y realizá un mantenimiento periódico para que trabaje en las condiciones adecuadas. De esta manera, evitás un consumo extra de energía.

28. Implementá el uso de sensores de temperatura y temporizadores que controlen el encendido y apagado en forma automática del equipo de aire acondicionado.

29. En invierno, no es conveniente aumentar la temperatura por encima de los 20 ºC; en verano, no es conveniente mantener la temperatura por debajo de los 24 ºC.

30. Mientras aireás la casa, apagá la calefacción. Con mantener 10 minutos las ventanas abiertas, obtenés una correcta ventilación y ahorrás energía.

31. Aprovechá la luz solar para calentar el ambiente y disminuir el uso de la calefacción así como la ventilación natural para disminuir el uso del equipo de aire acondicionado.

32. Cerrá ventanas y puerta mientras tengas el acondicionador de aire encendido.